Conociendo la Crono-nutrición

La dieta crono-nutrición, es un método basado en el equilibrio alimentario, que nos ayude a mantener o recuperar el peso adecuado, no se prohíben alimentos, se trata de respetar un horario de comidas y adaptar su aporte.

 

Resumen
La dieta crono-nutrición, es un método basado en el equilibrio alimentario, que nos ayude a mantener o recuperar el peso adecuado, no se prohíben alimentos, se trata de respetar un horario de comidas y adaptar su aporte nutricional en función del ritmo de nuestro organismo.

¿Qué es la crono-nutrición?
Fue elaborada en 1986 por el doctor Alain Delabos y probada por el equipo de científicos del IREN (Institut de Recherche Européen Nutrition), la crononutrición es una forma de alimentación que respeta nuestro reloj biológico, este método permite adelgazar hasta donde se desee sin pasar hambre. El método consiste en conocer primero el morfotipo de cada individuo para poder conocer el porqué de sus kilos de más. Se puede consumir de todo, pero en un momento preciso del día. Cabe precisar que el mismo alimento consumido en un mal momento será almacenado de otra manera por el organismo para alojarse allí donde no queremos, es decir, las carderas, los glúteos, el vientre, etc.
Nuestro acelerado ritmo de vida, hoy en día, nos lleva a comer en cualquier lugar, a cualquier hora y de cualquier cosa. Hay que saber que con este método se pueden consumir lípidos y proteínas, en especial por la mañana, e incluye poca fruta y verdura. Por tanto mal llevada puede conllevar a riesgos, especialmente de hiperlipidemia, por ello se recomienda que antes de empezar esta dieta, se consulte con el especialista en nutrición.

Principios de la Crono-nutrición

  • El Dr. Delabos partió del principio de que los alimentos no son asimilados de la misma forma dependiendo de la hora a la que se consumen. En función del momento del día, el organismo utilizará de manera distinta los alimentos: pueden transformarse en energía o almacenarse y provocar un aumento de peso.

    Está demostrado, que las grasas y azúcares cuando se consumen por la noche tienden a almacenarse, mientras que si son consumidos por la mañana se convierten en fuente de energía. Por ejemplo, se debe consumir queso por la mañana y no por la noche, ya que tiene un alto contenido graso.
    En resumen, para perder peso se tiene que adaptar la alimentación en función de las variaciones metabólicas del cuerpo a lo largo del día.

  • 4 comidas al día
    Claude Chauchard nos recuerda que nuestro organismo secreta hormonas (insulina y cortisol) aproximadamente cada cuatro horas. Por eso, cada vez que nuestro cuerpo reclama alimento para funcionar correctamente, es importante aportarle los alimentos adecuados en el momento oportuno. Es decir: alimentos grasos por la mañana, copiosos a mediodía, dulces en la merienda y ligeros en la cena (si no hay apetito puedes incluso saltarte la cena, pues en la noche el cuerpo consume menos energía).

    Finalmente, las comidas deberían tener lugar a horas fijas, con más o menos cuatro horas de intervalo entre cada comida. Se trata del tiempo medio que necesita el organismo para hacer la digestión. Respetar este intervalo de tiempo evitará los riesgos de almacenamiento.

    El Desayuno
    Después de una noche de reposo, el organismo necesita reponer energías para resistir toda la mañana. Es en el desayuno que se puede consumir el máximo de lípidos como la mantequilla, el queso, los huevos, los embutidos, etc. Esto le permitirá evitar el cansancio a las 11h.

    El Almuerzo
    Al medio día debemos recargar las energías. Lo ideal es un plato rico en harinas ó féculas y proteínas: carnes rojas y verduras, carnes de aves de corral.

    La Merienda
    Es importante ya que aportará al organismo la energía necesaria para aguantar hasta la noche sin tener que abusar de alimentos en la cena, cuando el organismo tiende a almacenar más. En la merienda, hay que dar un lugar para el azúcar y las frutas, frutos secos o chocolate negro.
    La merienda permite relajar el cerebro, hacer una pausa y saciar el hambre de la tarde.

    La Cena
    Por la noche el cuerpo tiene la tendencia de frenar su metabolismo y de almacenar. Aunque no es obligatoria en la crono-nutrición, si cenamos, debes optar por una alimentación ligera que no sature el trabajo del organismo durante el sueño. Hay que elegir alimentos de fácil asimilación: pescado, carne magra, verduras. En la noche, hay que evitar los azúcares rápidos, grasas y harinas, para evitar relanzar la secreción de insulina.

    Prohibiciones
    Con la crono-nutrición, no se prohíbe ningún alimento, ya que lo que cuenta es consumir los grupos de alimentos correctos (proteínas, lípidos, glúcidos, vitaminas y minerales) en el momento adecuado y oportuno.

Bibliografía

  • La dieta crono-nutrición. Salud.ccm.net
  • Crononutrición, siete cuestiones clave para entenderla. Doctissimo.com/es 07/06/2012

Comentarios(0)

Escriba su comentario

  • Comparta sus experiencias o dudas con nuestra comunidad de lectores, considerando que:

  • 1 Revisaremos su comentario antes de publicarlo.
    No se acepta comentarios publicitarios u ofensivos.
    No responderemos preguntas en esta sección - dirija sus consultas a otros lectores -. Para contactarnos, favor de dirigirse a nuestra página de contacto

Subir